Guía para cuidar tus orquídeas en casa

Las orquídeas son unas plantas hermosas y delicadas que necesitan unos cuidados y un mantenimiento concreto. Sin embargo, no te preocupes, aunque estas plantas exóticas puedan parecer difíciles de cuidar, las orquídeas son mucho más resistentes de lo que parecen, solo tienes que conocer sus necesidades y aplicar unos cuidados básicos muy sencillos.

Para que sepas cómo cuidar tu planta en casa, Interflora te explica paso a paso los cuidados que requiere una orquídea y como adaptarlos a tu especie de planta.

 

1. ¿Cómo cuidar una orquídea?

El cuidado de tu orquídea puede depender del tipo de planta que hayas elegido. Sin embargo, los consejos y trucos para cuidar orquídeas que te vamos a dar se aplican a la mayor parte de las que encontrarás en el mercado. El tipo de orquídea más común suele ser la Phalaenopsis, las orquídeas moradas y blancas que encontrarás en nuestro catálogo. Provienen de Taiwán, las Filipinas, Australia y las islas del océano Índico. Su magnífica flor crece a lo largo del tallo que tiene forma de varas.

Estas elegantes y sofisticadas flores son una manera tremendamente fácil de iluminar una habitación y de lucir una decoración refinada. Delicadas como su belleza, estas impresionantes flores requieren unos cuidados básicos que no son muy complicados. Sin embargo, es conveniente saber cómo cuidar las orquídeas y sus preferencias específicas, como la cantidad de riego, la luz que necesitan, la temperatura, el tipo de ambiente, etc. Sigue nuestros pasos y conseguirás que tus orquídeas florezcan sanas y frescas por mucho más tiempo.

 

Orquídeas

Las Orquídeas más Vendidas

2. Condiciones de ambiente para el cuidado de orquídeas

Las orquídeas contribuyen a crear una atmósfera refinada en tu hogar, pero también son muy sensibles al ambiente que las rodea. Para que este sea perfecto tienes que conocer sus necesidades:

Necesitan mucha luz

La orquídea Phalaenopsis tiene una gran necesidad de luz, por lo que es importante encontrar el espacio adecuado para colocarla y facilitar así su floración. En cuanto a los cuidados y atenciones para las orquídeas moradas, lo ideal es colocarlas cerca de una ventana o una terraza, pero eso sí, ten cuidado con la luz directa en sus hojas. No las expongas directamente a los rayos del sol.

Necesitan una temperatura constante

La mayoría de las orquídeas no resiste al frío, por lo que necesitan una temperatura templada constante. La temperatura ideal para esta planta va de los 22 ºC durante el día a los 16 o 20 ºC por la noche. Vigila que en invierno la temperatura que rodea a tu planta no baje demasiado, podría serle fatal. Una buena ventilación es fundamental para que tu flor pueda crecer sin problemas.

Necesitan humedad

La orquídea es una planta tropical, por lo que para florecer necesita un alto nivel de humedad, que se debe mantener entre el 50 y el 80 % de manera regular. Es una humedad en la que normalmente los seres humanos nos sentimos cómodos, por lo que no te será difícil mantenerla. Si te es complicado llegar a ella, sobre todo en invierno, siempre puedes humedecer tu planta con humidificadores. Puedes también vaporizar sus hojas sin mojar las flores o simplemente poner un plato con agua bajo la planta. Eso sí, ten cuidado de que las raíces no estén en contacto directo con el agua.

 

3. ¿Cómo regar una orquídea?

Las orquídeas, por lo general, no necesitan una gran cantidad de agua para su floración. La mayoría de ellas soportan mejor la falta de agua que su exceso. Por eso es recomendable regarlas una vez por semana, cuando la tierra esté seca y teniendo en cuenta la estación del año en la que estés. Así, se regará más a menudo en primavera y verano (2 veces por semana) y menos en otoño e invierno (1 vez cada 2 semanas). Si vives en zonas de agua muy dura, es mejor que utilices agua filtrada o agua de lluvia. Evita mojar el núcleo donde se juntan las hojas para que no se pudran e intenta regar de preferencia por la mañana.

 

4. ¿Qué nutrientes y tipo de tierra necesita?

Aportar nutrientes a tus orquídeas es una buena manera de impulsar el crecimiento natural y la aparición de una nueva flor. Encontrarás más de un fertilizante especial para orquídeas en las tiendas de jardinería. En cuanto a la tierra en la que se plantan, nunca debemos usar tierra normal de jardinería. Las orquídeas necesitan un suelo ligero y poroso. En las tiendas especializadas existen tierras con sustrato hecho a base de corteza de árbol, ideal para estas plantas.

 

5. ¿Cómo cuidar las orquídeas en maceta?

Por lo general, las orquídeas naturales en maceta suelen crecer mejor si esta es relativamente pequeña. Una maceta de plástico suele ser una buena elección, ya que cuando toca replantarla, se puede sacar mucho más fácilmente e incluso, dado el caso, se puede cortar sin problemas para sacar las raíces de manera compacta. Muchas Phalaenopsis se venden en macetas transparentes y con muchas raíces fuera, puesto que estas plantas realizan la fotosíntesis también a partir de sus raíces, por lo que no les conviene estar en macetas opacas. Lo ideal son macetas de metacrilato, plástico o cristal con un buen drenaje. Por lo general estas plantas no requieren una maceta más grande, pero sí hay que cambiar el sustrato como mínimo cada dos años, entre finales de verano y principios de otoño. Puedes trasplantar tu orquídea a una maceta más grande cuando sus raíces sobrepasen la que ya tiene, por encima o por debajo. Conserva el tipo de maceta que ya tenía, es decir, si era de cristal la siguiente también tiene que serlo.

 

6. ¿Cómo evitar problemas de plagas y enfermedades?

Las orquídeas pueden sufrir enfermedades producidas por hongos, bacterias, parásitos o virus y que en la mayor parte de los casos están provocadas por un cuidado inadecuado. Si colocas a tus orquídeas en lugares aireados y utilizas productos especializados podrás combatir la mayor parte de las enfermedades. Retira las partes dañadas de la planta para evitar que se extiendan y si tienes varias no las pongas juntas para que no haya contagios.

En cuanto a las plagas, no suelen ser muy comunes en las plantas de interior, pero puedes encontrar caracoles, babosas, cochinillas o pulgones si las tienes en el jardín.

Si observas ataques de estos o de otros insectos en tus plantas te recomendamos que consultes en un centro de jardinería especializado o alguna floristería, donde expertos en el tema te pueden ayudar y recomendarte productos para controlar estas plagas tan molestas.

 

7. ¿Cómo cuidar los diferentes tipos de orquídeas?

Los cuidados de los que te hemos hablado hasta ahora se pueden aplicar a cualquier variedad de orquídea, pero hay algunas que tienen ciertas especificidades:

Cuidados de la orquídea cymbidium: originaria de climas ecuatoriales, es sorprendente que esta especie sea de las pocas que pueden aguantar heladas ligeras. Necesita temperaturas frescas para florecer, aunque no frías. Eso sí, no tolera nada bien las corrientes de aire. También necesita riego abundante y regular y tener siempre un sustrato ligeramente húmedo.

Cuidados de la orquídea dendrobium: las hay de caña dura, que no pierden sus hojas en invierno y de caña blanda que sí lo hacen, para rebrotar en primavera. Las de caña blanda precisan un riego semanal durante su época de crecimiento que se reducirá en otoño. Les gusta la humedad y se sienten bien con los cambios de temperatura durante la floración. Soportan hasta 10 ºC durante la noche y hasta 30 ºC durante el día. Las de caña dura, en cambio, necesitan riego regular todo el año y un poquito más de calor, mínimo 16 ºC.

Cuidados de la orquídea catasetum: aprecian los ambientes cálidos, con temperaturas entre 16 ºC de noche y 38 ºC de día. Al contrario de otras especies, la catasetum prefiere la luz solar abundante y directa. Hay que regarlas mucho durante el período de crecimiento de sus hojas y después de la floración, una vez que las hojas empiecen a secarse y a amarillear, solo hacerlo si el pseudobulbo está muy seco.

Cuidados de la orquídea vanda: originarias de las zonas tropicales de Asia, esta orquídea aérea requiere temperaturas de entre 18 y 25 ºC. Necesita mucha luz pero no directa. Para regarla métela en un florero. Llénalo de agua 2 veces a la semana durante el periodo caluroso y 1 durante las estaciones más frescas y deja que sus raíces absorban el agua como si fueran esponjas. Al cabo de 10 minutos, cuando las raíces ya estén saturadas, puedes retirar el agua sobrante. Hazlo mejor durante el día para que las raíces se puedan secar.

Ahora que ya sabes cómo cuidar una orquídea blanca, morada o de muchos otros colores, consulta nuestra gran variedad de orquídeas que podrás regalar en los momentos más señalados. Un cumpleaños, un nacimiento o cualquier otro día especial son las ocasiones perfectas para enviar flores a domicilio con Interflora. Garantizamos el envío desde las mejores floristerías, con los arreglos de artesanos floristas y la garantía de calidad de nuestras flores naturales y frescas. Regala orquídeas con Interflora y haz gala de buen gusto con esta flor exquisita.