Refinada y exótica, la orquídea ha pasado a formar parte de nuestros interiores con total naturalidad. Regalar orquídeas es algo normal, ya que el verde intenso de sus hojas es capaz de crear un ambiente acogedor. Pero sin duda la parte más bella de esta planta es su magnífica y delicada flor, que transforma cualquier espacio. El cuidado de las orquídeas es simple, pero si quieres saber cuándo florecen estas plantas y cómo hacer florecer una orquídea, Interflora te lo explica.

La floración de la orquídea, preguntas y respuestas

La floración de la orquídea es un proceso muy bello, pero tienes que tener algunas informaciones para poder comprenderlo:

¿Cuándo florece la orquídea?

La mayoría de las especies florecen una vez al año, en primavera. En nuestras latitudes este periodo comienza en marzo, aunque pueden hacerlo antes dependiendo del clima de la zona.

¿Cuánto tarda una orquídea en florecer?

Las plantas que compramos en los comercios ya han florecido, pero lo normal es que desde su germinación hasta su primera floración pasen 3 o 4 años. Después lo harán una vez al año, dando flores más pequeñas al principio para mejorar con el tiempo.

¿Cómo saber cuándo una orquídea va a florecer?

Para saber si tu orquídea va a florecer tienes que observar tu planta. Si tiene cubiertas todas sus necesidades de riego y luz, nacerá la vara floral y sus consiguientes yemas florales, que son la señal inequívoca de que la planta prepara su floración.

¿Por qué mi orquídea no florece?

Vigila que sus necesidades de luz y agua estén cubiertas. También tienes que podarla cuando acabe su floración y permitir que tu planta descanse. Si aun así no florece, puede que tenga alguna enfermedad. Obsérvala bien para detectar posibles hongos o bacterias.

¿Cómo hacer florecer una orquídea Phalaenopsis?

Es importante saber qué tipo de orquídea tienes y sus necesidades específicas. Para empezar, comprueba que tu planta está sana, con hojas y raíces verdes que indican una buena hidratación. Para hacer florecer a una orquídea Phalaenopsis tienes que vigilar estos puntos:

  • Luz: el aumento natural de las horas de luz diarias estimulará la floración de tu planta. Ponla en un lugar donde reciba luz natural sin estar expuesta directamente al sol.
  • Riego: riega tu Phalaenopsis a primera hora del día sin encharcarla, ya que no aprecian la humedad en las raíces. Si quieres saber más, lee nuestro artículo sobre cómo regar orquídeas.
  • Temperatura: para florecer, la orquídea necesita temperaturas cercanas a los 25º C y noches más frescas, con unos 15º C. Puedes ubicarla cerca de la ventana para que pueda disfrutar del fresco de la noche.
  • Fertilizante: abonala cada 1 o 2 semanas en temporada de crecimiento y cada 3 o 4 semanas en invierno, con un abono específico para orquídeas. Se aconseja abonar una orquídea en floración cada 3 o 4 semanas, ya que sus necesidades son menores una vez florecida.

Cuidados de la orquídea después de la floración

Una vez pasado el periodo de floración, las flores de la orquídea se empiezan a marchitar. Es importante que las cortes a medida que mueren para evitar infecciones.

Cuando caiga la última flor, no cortes inmediatamente la vara floral de tu planta, ya que puede albergar nuevos rebrotes. Sin embargo, si ves que empieza a secarse, córtala a ras de las hojas. Sigue con sus pautas de riego y luz para que la planta pueda recuperar sus fuerzas. Dale un fertilizante específico a finales del invierno, para que pueda preparar la nueva floración. Tu planta descansará durante este periodo y es muy probable que vuelva a florecer en primavera. Puedes trasplantar tu orquídea a una maceta más grande y con un sustrato renovado una vez pasada la floración, para permitir que sus raíces crezcan en los meses de descanso. Si la cuidas bien, la orquídea vuelve a florecer al año siguiente.

Disfruta de nuestras orquídeas y cuida tus plantas con nuestros consejos, verás como las flores de esta bella planta llenarán tus espacios de armonía y belleza. Con Inteflora, regalar orquídeas es todo un placer.

Dejar una respuesta