La orquídea es una planta exótica de flores elegantes y delicadas, perfectas para decorar interiores y dar un toque refinado a tu hogar. Cada vez son más las personas que se dejan seducir por esta bella flor de fragancia suave, pero muy pocos los que saben mimar una orquídea para que crezca bella y sana. Hay dos cosas esenciales que esta planta necesita para ser feliz, luz abundante y un riego adecuado. Para que puedas saber más sobre el riego de las orquídeas, Interflora te da unos consejos, que se pueden aplicar a la mayoría de los tipos de orquídeas, y que te ayudarán a cuidar tu planta. 

Claves para el riego de orquídeas en maceta

El riego de las orquídeas en casa es la clave para que tu planta te regale bellas flores. Estas plantas tropicales necesitan un ambiente húmedo para florecer, pero soportan mejor la falta de agua que el exceso. Antes de establecer la frecuencia de riego para tus orquídeas, es importante saber que en la naturaleza, las orquídeas obtienen agua de la humedad ambiente a través de sus hojas y raíces, absorbiendo la humedad de forma constante. Por eso no es fácil saber cuándo regar orquídeas en casa. 

El tipo de maceta para tu orquídea es muy importante. Lo ideal es que sea transparente para poder ver sus raíces, con unos agujeros en la parte inferior para que el agua y la humedad se evacuen fácilmente. Asegúrate de que además tienen un sustrato ligero que permita un buen drenaje. 

¿Cuándo regar las orquídeas?

El secreto para determinar sus necesidades está en la observación de tu phalaenopsis u otro tipo de orquídea.
Tu planta necesitará ser regada cuando sus raíces empiecen a tomar un color blanquecino o grisáceo. Si están verdes es que aún tienen humedad y no es necesario regarlas.
Si tienes una orquídea Drendrobium, riégala una vez a la semana cuando esté creciendo. Para el riego de estas orquídeas en invierno (periodo de descanso de la planta), observa sus pseudobulbos o raíces. Si te parece que se han reducido y que comienzan a marchitarse, riégala.

Llévalo a cabo por la mañana para que la planta pueda evacuar el exceso de humedad durante el día.

¿Cómo regar las orquídeas?

Las raíces de las orquídeas no deben de estar en contacto permanente con la humedad, ya que se pueden pudrir. No coloques ningún plato con agua debajo de la maceta y no la riegues desde la parte superior.  El método perfecto para regar orquídeas es el riego por inmersión, sobre todo para el riego de orquídeas en verano o si te vas de vacaciones. 

Regar orquídeas por inmersión

Para regar orquídeas por inmersión colócalas  unos 15 minutos en un recipiente hondo con una cantidad de agua suficiente para el riego. El agua no debe mojar el centro de la planta, donde nacen las hojas. Deja que la absorba por las raíces, que se pondrán verdes. Una vez fuera del recipiente, asegúrate de que la maceta ha evacuado toda el agua sobrante, poniéndola en la bañera o el lavabo. Colócala después en su lugar habitual, ya sabes, cerca de la luz pero sin exposición directa a los rayos del sol.

Con Interflora, regala las orquídeas más bonitas

Interflora te propone toda una selección de estas plantas que seguro harán las delicias de tus seres queridos. Elige entre nuestras orquídeas la que más te guste y nosotros la enviaremos a domicilio donde tú quieras, con la garantía de calidad y frescura que nos caracteriza.

Con la belleza de la orquídea Índico, la delicadeza de Nassau, la combinación perfecta de Bora Bora o la armonía de las orquídeas blancas de Recife , podrás transmitir a los tuyos lo mucho que les quieres de la manera más sencilla, regalando flores con Interflora. Para saber más sobre estas bellas plantas, lee nuestro artículo sobre el cuidado de las orquídeas.

Dejar una respuesta