Las hojas de las orquídeas son inconfundibles. De un verde oscuro intenso, las hojas son indicadores de la salud de tu planta y se deben cuidar para que tu orquídea esté bella y sana. Si quieres saber cómo limpiar las hojas de las orquídeas Phalaenopsis o Dendrobium, Interflora te da unos consejos para que puedas cuidar de tu orquídea en casa.

¿Por qué se limpian las hojas de una orquídea?

Como la mayor parte de los objetos que tenemos en casa, tus plantas de interior están sometidas a una acumulación de polvo y suciedad que puede ser nociva para su salud. En exterior, nuestras plantas se limpian a menudo cuando llueve, pero en interior es necesario que las limpiemos de vez en cuando.

Las orquídeas no son una excepción. Si tu orquídea tiene hojas amarillas no es buena señal. Ya sabes cómo deben estar las hojas de la orquídea sana: verdes y carnosas. Al igual que sus raíces. Sin embargo, desde que las adquirimos, las plantas pueden tener residuos de cal, fertilizantes y minerales o polvo acumulados en sus hojas. Limpiarla de vez en cuando le va a permitir mantenerse bella y saludable y absorber aún mejor la humedad. Además, las orquídeas respiran a través de sus hojas, intercambiando gases a través de sus poros. Este proceso es más complicado si la superficie de la hoja necesita una limpieza.
Hay que tener en cuenta además que las hojas de la orquídea tienen un aspecto brillante que le permite reflectar la luz del sol y mantener el exceso de calor fuera de la hoja. De ahí la importancia de que la superficie esté siempre limpia.

¿Cómo limpiar las hojas de una orquídea?

Para limpiar las hojas de las orquídeas puedes utilizar una solución de limpieza suave con la que podrás eliminar los residuos. Rocía tu planta con la solución elegida y después pasa suavemente un disco de algodón. Usa uno diferente en cada hoja para no propagar plagas de insectos o enfermedades y no te olvides de hacerlo también por la parte inferior de la hoja. 

Aquí te damos unos trucos para que puedas mantener las hojas de la planta limpias:

Limpiar las hojas de tu orquídea con agua

Si tu planta tiene un exceso de polvo, un trapo limpio mojado en agua podrá eliminarlo fácilmente. Si las manchas no desaparecen, tendrás que pasar a otro método.

Limpiar las hojas con limón diluido en agua

Emplea siempre el zumo de un limón natural diluido en agua blanda. Moja un algodón limpio en el zumo y pásalo por las hojas. La acidez del limón eliminará los restos de fertilizantes químicos y demás minerales presentes en las hojas.

Utilizar vinagre diluido para orquídeas

También se puede utilizar, ya que tiene unas propiedades similares a las del limón. Sin embargo ten cuidado, ya que si tu vinagre es demasiado ácido puede hacerle más mal que bien a tu planta. El método del limón es más seguro con casi todas las especies de orquídeas.

Lavar las hojas con alcohol isopropílico

No es el mejor método, pero sí el más eficaz para eliminar posibles plagas y bacterias. No lo utilices en la parte inferior de la hoja.

Detergente lavaplatos para limpiar orquídeas

Puedes servirte de un poco de detergente lavaplatos para limpiar las hojas de tu orquídea. Utiliza 10% de producto y 90% de agua y una vez rociado, limpia el exceso con un disco de algodón húmedo para que no queden residuos.

Cáscara de plátano o leche diluida

Estos métodos naturales te ayudarán a quitar el exceso de polvo y algunos residuos químicos. Aunque son menos eficaces, añaden brillo a tus hojas.

Ahora que ya sabes cómo cuidar las hojas de estas bellas plantas exóticas y cómo llevar a cabo su limpieza, no dudes en comprar una orquídea en Interflora. Tenemos las plantas más bellas para decorar tu hogar o para regalar, con la garantía de frescura y calidad que nos caracteriza. Elige la orquídea que más te guste y aprende todo sobre los diferentes tipos de orquídeas y sus cuidados con Interflora. 

Dejar una respuesta