La orquídea es una planta muy elegante, por eso es habitual que alegre nuestros hogares u oficinas. En Interflora, estas plantas nos apasionan y por eso nos encanta darte consejos para cuidar tus orquídeas. Si tu orquídea se ha quedado sin flores, en este artículo te explicamos cómo y cuándo podar una orquídea. Coge papel y boli y aprende a podar tus orquídeas después de la floración para que estén más sanas y bonitas.

Cuándo se poda la orquídea

Después de la floración, es recomendable podar nuestras orquídeas para que crezcan más sanas y fuertes. Aunque la poda no siempre es obligatoria, en Interflora es un cuidado que recomendamos realizar una vez al año, cuando la planta esté en reposo. Así, volverá a florecer con más fuerza. En general, la floración de las orquídeas se produce entre primavera y verano, por lo que la época ideal para podar una orquídea sería entre el otoño y el  invierno.

Como ocurre con otras especies, es muy importante que observes las necesidades de tu planta. Si sus flores ya se han caído o la orquídea presenta raíces, varas u hojas secas o en mal estado, será el momento de podarla. La poda es muy importante para que tu orquídea esté sana y vuelva a florecer a las ocho o doce semanas, aunque no es lo único que puedes hacer para ayudarla. Echa un vistazo a nuestros consejos para hacer florecer una orquídea y presume de flores.

Cómo podar una orquídea

Herramientas para podar una orquídea

Para podar correctamente tus orquídeas y protegerlas de posibles enfermedades, deberás utilizar las herramientas adecuadas:

  • Tijeras de poda bien afiladas y esterilizadas
  • Guantes de jardinería
  • Canela para favorecer la cicatrización y prevenir enfermedades
  • Maceta y sustrato si crees necesario transplantar
  • Gafas para proteger los ojos

Por dónde cortar las varas florales de una orquídea

Si ya tienes todas tus herramientas a mano, ha llegado el momento de podar tu orquídea sin flores. Primero, examina bien todas las varas florales. Empieza cortando con las tijeras desde la base los tallos o varas que estén secos, amarillos y sin flores. Si los tallos están verdes y parecen sanos, puedes cortarlos a partir del tercer nudo empezando a contar desde la base o en el nudo anterior a la vara floral. De esta manera favorecerás que desde las yemas del tallo crezcan nuevos brotes. Recuerda aplicar canela en el corte para desinfectar y evitar las enfermedades causadas por hongos y bacterias.

Podar las hojas y raíces de una orquídea

Ahora, revisa las hojas de tu orquídea. Si están verdes o crecen hojas nuevas, no será necesaria la poda. Si, de lo contrario, están amarillas o de color marrón, deberás retirarlas o cortar con las tijeras. Lo mismo ocurre con las raíces. El color blanco indica que las raíces están secas y es necesario regar. Si las raíces están negras, es probable que se deba a una plaga, al exceso de riego o a la falta de espacio en la maceta. En ese caso, deberás podar todas las raíces de color marrón o negro. Si es necesario, puedes extraer la orquídea del sustrato para observar sus raíces y sanearla bien. ¡No olvides la canela!

Orquídeas bonitas para regalar

Si a ti también te encantan las orquídeas y buscas una orquídea para regalar, no te pierdas nuestra selección online. En Interflora nuestras plantas a domicilio no viajan, por lo que te garantizamos que tus orquídeas siempre lleguen sanas y bonitas a su destino, con sus flores intactas. No lo pienses más y elige una orquídea para regalar, ¡acertarás seguro!

Dejar una respuesta