Día de Todos los Santos

El 1 de noviembre, rinde homenaje a esos seres queridos que ya no están con un precioso ramo de flores para Todos los Santos. ¡Envía flores al cementerio en este día tan especial con Interflora!

Garantía de entrega hoy mismo

Preparamos y entregamos tus flores en mano hoy mismo, donde tú quieras, para todas las compras hechas antes de las 14:00.

El 1 de noviembre, un día para honrar a nuestros difuntos

Tradicionalmente, la fecha del 1 de noviembre es el día para celebrar a los muertos, aunque esta fecha no es del todo exacta. El Día de Todos los Santos fue fijado el 1 de noviembre por el Papa Gregorio IV en el año 835, basándose en costumbres celtas.

En esta fiesta se rendía homenaje a todos los santos que han existido y a todas las almas del cielo. Un siglo después, los monjes de la Orden de Cluny consagraron el día 2 de noviembre a la Conmemoración de los Fieles Difuntos. Sin embargo, en España y en muchos países de Europa, el 1 de noviembre es un día festivo, por lo que la gente aprovecha para colocar flores funerarias ese día, pasando a convertir el Día de Todos los Santos en el día de homenaje a nuestros difuntos. Las rosas, claveles, crisantemos y otras flores para Todos los Santos, artificiales y naturales, llenan así los cementerios, en un bello acto de memoria hacia los que se fueron.

Un homenaje floral a los que se fueron

Aunque siempre están en nuestro pensamiento y en nuestros recuerdos, el Día de Todos los Santos es un momento especial para rendir un merecido homenaje a esos seres queridos que ya no están con nosotros. El día 1 de noviembre es tradición colocar flores en las tumbas de los que se fueron. Una bella manera de homenajear a esas personas que formaron parte de nuestras vidas y que ya no están entre nosotros. La flor se convierte así en un símbolo de los recuerdos que nos unen a ellos, una forma delicada de mostrar que no nos hemos olvidado de todo el amor que nos dieron en vida.

Los cementerios de toda España se llenan de rosas y otras flores en una explosión de color emotiva y llena de respeto.

El crisantemo, emblema del Día de Todos los Santos

Los crisantemos están entre las flores más típicas del Día de Todos los Santos, tanto que se han convertido en todo un emblema de este día. El crisantemo es una "flor dorada" asociada al sol y a la luminosidad. En Japón, esta flor hermosa de pétalos abundantes simboliza la inmortalidad. En España, su floración otoñal la ha convertido en la flor perfecta para el Día de Todos los Santos. Sus flores caducas de hoja perenne soportan las bajas temperaturas y su gran variedad de colores y formas las hacen ideales para las composiciones florales más hermosas. Además, siguiendo unos cuidados básicos de flores de cementerio, los ramos de crisantemos pueden durar mucho tiempo.

El ciclamen, una planta de temporada ideal para este día

El ciclamen es una planta típica de los bosques mediterráneos, donde crece en invierno a la sombra de los árboles. A pesar de sus delicados colores, el ciclamen es una planta robusta, que resiste a la lluvia, al viento y a las bajas temperaturas durante varias semanas. Esta hermosa planta simboliza la sinceridad de los sentimientos. Nuestros floristas la recomiendan para ornamentación exterior, por lo que es ideal para el envío a un cementerio en el Día de Todos los Santos. El ciclamen no exige muchos cuidados, por lo que es perfecta para adornar los camposantos.

Elige ramos o centros de plantas personalizados

A la hora de elegir el ramo de flores para Todos los Santos o el centro de flores para el cementerio, piensa en las flores que más te gustan, las que simbolizan algo para ti o las que más se adaptaban a la personalidad y los gustos del fallecido. Los centros de flores, presentados en una cesta o en un florero, y los centros de plantas verdes y/o floridas, son muy decorativos. Seleccionadas según la temporada, las plantas requerirán poco mantenimiento y durarán mucho tiempo. Un ramo de flores de tallo corto también será más resistente al viento, así como las composiciones horizontales, en forma de cruz plana o las coronas.