Cubrir de flores las tumbas es una tradición funeraria que se remonta a la prehistoria. Las flores son a la vez un signo de respeto y de admiración por la vida del difunto y una muestra de afecto por la persona que ha fallecido. No obstante, ¿sabías que no todas las culturas siguen las mismas costumbres en los entierros?

Las flores funerarias en las diferentes culturas

En los entierros judíos, por ejemplo, los familiares acostumbran a colocar una piedra, símbolo de dolor duradero, sobre la tumba del difunto en lugar de una flor. En las culturas asiáticas y en la religión budista, donde la cremación es la norma en lugar del entierro, a veces se ofrecen flores de luto, incluso sin tumba. En España y los países de tradición católica, sigue siendo muy común decorar la tumba en los cementerios con almohadones funerarios, frentes de tumbas, macetas e incluso plantar arbustos a su alrededor.

Obviamente, el uso de plantas y flores frescas plantea la cuestión de su mantenimiento, que no siempre es fácil cuando no se puede visitar el cementerio con la frecuencia necesaria. El cuidado de las flores en la tumba se considera una señal de deferencia hacia el ser querido que nos ha dejado y es muy importante. Por este motivo, en Interflora hemos preparado una serie de consejos sobre qué flores funerarias elegir y cómo cuidar las flores en el cementerio.

  • Elegir las flores funerarias adecuadas.
  • Consejos para el cuidado de las flores en el cementerio.
  • Alternativas de fácil mantenimiento: plantas artificiales y perennes.

Elegir las flores funerarias adecuadas para una tumba

Aunque muchas familias optan por llevar sus flores al cementerio solo en el Día de Todos los Santos y la Fiesta de los Difuntos, las tumbas se pueden decorar todo el año con plantas en maceta o arreglos florales, como las coronas o las cruces. Para que las flores funerarias duren más tiempo y no sea necesario renovarlas con tanta frecuencia, es fundamental elegir las especies adecuadas. Además, debemos prestar atención al significado de cada especie y de cada color.

Los colores de las flores de luto

En general, recomendamos que las flores de luto no sean de colores demasiado vivos, como amarillas o naranjas. Las flores rosas y de tonalidades pastel son las más discretas para un funeral. Las flores rojas, como las rosas rojas, se reservan generalmente para las relaciones de amor apasionado, como entre un viudo y su cónyuge fallecido. Por su parte, las flores blancas, como los ramos de lirios o las rosas blancas, son un símbolo de pureza. Se utilizan para honrar la memoria inocente de un niño, por ejemplo.

El significado de las flores funerarias

A la hora de elegir la flor o el tipo de planta más adecuados, también es importante remitirse al lenguaje de las flores para no cometer errores.

  • El crisantemo, la estrella del Día de Todos los Santos, es un símbolo de eternidad.
  • Las azaleas blancas significan la felicidad de haber amado.
  • La anémona, uno de los signos de luto por excelencia, expresa la tristeza de perder a alguien.
  • Las dalias ofrecen una muestra de gratitud y reconocimiento, incluso post-mortem.
  • La saponaria es una planta que expresa su pesar y tristeza.
  • Las begonias envían un sincero mensaje de amistad, al igual que las hortensias.
  • La siempreviva transmite la fuerte emoción, como su nombre indica, de sentir un dolor eterno.

Consejos para el cuidado de las flores en el cementerio

Si puedes visitar el cementerio con regularidad, los centros de flores funerarias o las flores frescas cortadas son una excelente idea para decorar las tumbas. Si cambias el agua con regularidad y las mantienes alejadas de la luz solar directa, sobre todo en verano, conseguirás que sus hojas y pétalos duren lo máximo posible. 

Otra opción si se tiene tiempo es elegir plantas anuales o bienales, como las amapolas, las margaritas o los pensamientos, que requieren un mantenimiento recurrente y no solo florecen en primavera. Aunque necesitan más atención y cuidados cuando se plantan en jardineras o en el suelo, quedan muy bonitas todo el año y durante la floración.

Si no dispones de suficiente tiempo para acudir al cementerio, puedes decorar con plantas que requieran un mantenimiento más sencillo. Deberás elegir una planta resistente que pueda soportar una larga ausencia sin que sus hojas se marchiten. Esta es una de las muchas cualidades que se atribuyen generalmente a los bulbos, que florecen fácilmente y sin una intervención significativa por tu parte. Los jacintos, los narcisos y los tulipanes son algunas de las especies más adecuadas.

A la hora de decorar con flores y plantas, debemos combinar el fácil mantenimiento con el respeto por el lugar. En este sentido, los arbustos y las plantas arbustivas son a veces una elección delicada. Aunque son muy apreciados por su facilidad de mantenimiento y sus cualidades ornamentales, están prohibidos en muchos cementerios. El crecimiento de sus raíces puede dañar las lápidas y plantear problemas de seguridad para el personal de mantenimiento del cementerio. Por este motivo, asegúrate primero de que es posible plantar este tipo de planta.

Alternativas de fácil mantenimiento en el cementerio: plantas artificiales y perennes

flores para funeral

A veces, la falta de tiempo, de recursos o, simplemente, la dificultad de mantenimiento pueden disuadirnos de colocar flores frescas en la tumba de un ser querido. Sin embargo, existen soluciones alternativas que nos permiten recordar y expresar nuestros sentimientos sinceros hacia el fallecido.

Plantas artificiales

Las plantas artificiales ahora están disponibles en muchas variedades y son muy realistas. Eso sí, también deberás seguir unos cuantos consejos de mantenimiento para que tu compra sea más duradera. Las plantas semiartificiales y estabilizadas están más logradas debido a sus piezas de tergal y madera real. Sin embargo, el tergal no es resistente a la lluvia ni a los rayos UV. Si no van a estar cubiertas, es preferible utilizar plantas artificiales de PVC, que son muy resistentes y realistas.

Plantas de hoja perenne

Si las plantas artificiales no te convencen, puedes optar por otras plantas naturales de hoja perenne conocidas por su durabilidad. Es el caso de las trepadoras anuales, como la madreselva, o diversas variedades de hiedra, que se aferran a cualquier elemento que les permita crecer en altura. Los cubresuelos o los geranios naturales decoran grandes espacios con mínimos cuidados. La lavanda y los lirios son también plantas perennes que requieren menos cuidados que otras plantas y garantizan un resultado estético muy satisfactorio.

Dejar una respuesta