Durante mucho tiempo, la orquídea Cattleya ha sido considerada como la reina de las orquídeas. Menos conocida y comercializada hoy en día que otros tipos de orquídeas, como las orquídeas Phalaenopsis o las orquídeas Dendrobium, la flor de esta orquídea sigue siendo una de las más hermosas de su especie. Interflora te cuenta cómo cuidar una orquídea Cattleya en casa, para que sea la reina de tu hogar.

Orquídea Cattleya: historia y características

La orquídea Cattleya forma parte de las orquídeas raras, junto a especies como la Oncidium o la Cymbidium. Sin embargo, la orquídea Cattleya fue la primera especie en llegar a Europa en 1.818 y lo hizo de forma accidental, escondida en un cargamento de musgo y liquen enviado desde Brasil al Reino Unido. El receptor del envío fue William Cattley, un conocido amante de las flores, que supo apreciar la belleza de la planta, bautizándola como orquídea Cattleya.
Las orquídeas Cattleya son orquídeas epífitas muy resistentes, originarias del centro y el sur de América. Su flor puede llegar a medir más de  30 cm de diámetro y es muy aromática y colorida. Además, la orquídea Cattleya es bicolor. El labio inferior de la flor suele ser de color diferente. Especies como la orquídea Cattleya Dowiana, originaria de Costa Rica, es amarilla en su parte superior y rojo púrpura en la inferior.

Sus pseudobulbos crecen hasta 90 cm de altura, con una o más hojas muy espesas. 

Estas plantas florecen una vez al año, generalmente en verano, y sus hermosas flores duran entre 1 y 3 semanas. Tienen ciclos de floración y temporadas de descanso invernal, como la mayoría de orquídeas.

La orquídea Cattleya es la flor emblemática de Colombia, cuya especie autóctona se llama Cattleya Trianae, más conocida como lirio de mayo. Una bella variedad con flores de muchos colores.

¿Cómo cuidar una orquídea Cattleya en casa?

Las orquídeas Cattleya necesitan unos cuidados básicos muy similares a los del resto de orquídeas epífitas:

Sustrato y maceta de la orquídea Cattleya

La Cattleya necesita un sustrato básico a base de corteza de pino o abeto con un buen drenaje, ya que sus raíces necesitan secarse entre riegos. Al contrario que las otras orquídeas epífitas, la maceta ideal para estas orquídeas es una de barro, para que el agua se evapore rápidamente.

Riego y abono para la orquídea Cattleya

Aumenta el riego de tu Cattleya en verano, cuando el sustrato esté seco, y ventila bien la estancia. Deberemos reducir los riegos entre octubre y abril, período de reposo de la planta, manteniendo en sustrato apenas húmedo. En cuanto al abono, está bien fertilizar tus Cattleyas con un abono especial dos veces al mes, en primavera y verano, cuando la orquídea está en flor. 

Temperatura, luz y humedad ideal para la orquídea Cattleya

La planta de la orquídea Cattleya soporta temperaturas de entre 12 y 30 ºC. Necesitan mucha humedad, por lo que está bien vaporizarlas. En verano, puedes poner un plato con agua bajo la planta, pero con unas piedras, para que las raíces no estén en contacto con el agua.

A diferencia de otras orquídeas, las Cattleyas aprecian la luz directa del sol, aunque hay que evitar las horas del mediodía. Si la luz es adecuada, tu planta tendrá hojas de color verde claro un poco amarillo, muy relucientes. 

[H2] ¿Cómo trasplantar y recuperar una orquídea Cattleya?

La orquídea Cattleya se trasplanta cuando el sustrato ya no cumple correctamente sus funciones o cuando las raíces de la planta desbordan de la maceta. El periodo óptimo es una vez que haya terminado su floración. Utiliza un sustrato similar al que ya tenías y aprovecha para cortar las raíces muertas de la planta, que suelen ser amarillas o marrones y estar huecas. 

Si quieres saber cómo recuperar una orquídea Cattleya en mal estado, tienes que retirar en primer lugar las hojas y tallos que estén secos y regarla abundantemente mediante inmersión. Deja que drene el agua y fíjate en el color de sus raíces. Si están blancas es que la planta es irrecuperable, pero si tienen un tono verde es que está viva. Pulveriza agua sobre sus hojas y ponla en un sustrato adecuado, cerca de la luz solar, pero si que sea directa.

Si quieres recuperar una orquídea Cattleya sin raíces o con muy pocas, retira el sustrato de tu orquídea y corta todas las raíces secas. Mete tu Cattleya en un recipiente con agua templada  y añade un enraizante específico para orquídeas. Sumerge lo que quede de las raíces de la planta en él durante aproximadamente una hora. 

Prepara una bolsa de plástico transparente con musgo esfagno empapado de agua. Antes de meter a tu planta en la bolsa, aplícale un fungicida especial en las raíces, colocándola después de forma que estas no estén en contacto directo con el musgo. Cierra la bolsa con cuidado y colócala en una zona cálida con luz directa. Si todo va bien, en unas semanas la planta de tu orquídea Cattleya tendrá nuevas raíces y podrás colocarla en una nueva maceta con sustrato adecuado. 

Recibe tu orquídea a domicilio con Interflora

Compra y regala las orquídeas más preciosas con Interflora, para decorar tus interiores o para transmitir los mejores deseos a tus seres queridos. Si quieres un regalo excepcional para el Día de la Madre, Interflora tiene las orquídeas más hermosas con envío a domicilio o donde tú quieras en menos de 24h. Regala flores y plantas con Interflora, nosotros nos ocupamos  de que tu regalo sea único y especial. 

Dejar una respuesta