En muchos hogares el árbol de Navidad ocupa el lugar más importante de la decoración navideña. Muchos se deciden por un modelo artificial, ya que es una opción cómoda y económica que se puede reutilizar año tras año. Otras familias se decantan por un árbol de Navidad natural, aunque eso signifique llevar a cabo unos mantenimientos específicos. Desde Interflora queremos asegurarte que con un poco de dedicación podrás acentuar el ambiente festivo mientras disfrutas con los tuyos de las luces, los ornamentos, el aroma fresco y el verde intenso de un árbol de Navidad natural.

Cómo elegir tu árbol de Navidad natural

Las variedades de coníferas que se comercializan en Navidad son principalmente dos: Picea y Abies. Dos de las especies más comunes son la Abies excelsa, que se cultiva exclusivamente para el uso durante estas fechas, junto con la Abies normanniana, popular por su abundante follaje. El abeto azul o Picea pungens glauca es una especie que suele presentarse enraizada en una maceta, por lo que ofrece la posibilidad de ser trasplantada después de las fiestas. Para escoger el árbol de Navidad perfecto, fíjate en estos dos factores:

  • Aspecto: para hacerte con un ejemplar saludable, observa que sus ramas sean rectas y no caigan hacia abajo. Además, el color de las agujas debe presentar un verde intenso sin puntas marchitas o amarillas. Otra clave para acertar es su aroma fresco tan característico; lo sabrás nada más olerlo.
  • Tamaño de la maceta: si eliges un árbol de Navidad con raíces, asegúrate de que el contenedor sea lo suficientemente grande como para garantizar su salud.

Cuidados de un árbol de Navidad natural en el interior

Una vez que des con el árbol de Navidad natural que siempre habías soñado, es hora de colocarlo en un lugar privilegiado dentro de tu casa y protegerlo a través de unos cuidados concretos para mantenerlo sano y salvo durante todas las fiestas y mucho más.

  • Ubicación. Uno de los aspectos más importantes para garantizar el bienestar de nuestro abeto natural es alejarlo de las fuentes de calor como radiadores o chimeneas. Las altas temperaturas y un ambiente seco propiciarán la caída de las agujas.
  • Ventilación y luminosidad. Como buen árbol de invierno, precisa de una buena ventilación y luz natural, por lo que situarlo en un lugar cerca de las ventanas será lo más idóneo.
  • Riego y humedad. El momento del riego lo indicará la tierra seca. Según el lugar donde esté colocado y la humedad ambiental, será de 2 a 3 días a la semana. Lo más importante es prestar atención a las raíces: necesitan un suelo con un buen drenaje para evitar el encharcamiento. Recuerda pulverizar las ramas con agua cada cierto tiempo: tu árbol te lo agradecerá.
  • Adornos. No olvides que estás ante un ser vivo, por lo que hay que ser cuidadoso para no dañar sus ramas ni perjudicar su crecimiento. Por ello, recomendamos una ornamentación sencilla y el uso de luces led o cualquier otro tipo de iluminación que no desprenda calor. La majestuosidad del propio árbol junto con una decoración navideña que siga la regla de «menos es más» será suficiente para disfrutar de su magia.

¿Qué hacer con tu árbol de Navidad después de las fiestas?

Pasadas las Navidades, es hora de pensar en qué hacer con nuestro árbol de Navidad natural. Lo último que queremos es que se desperdicie y acabe en el contenedor de la basura. Afortunadamente, hay opciones que pueden evitar tal desenlace.

La solución ideal es trasplantarlo en el suelo si dispones de un jardín, teniendo en cuenta que necesita buen drenaje y cierta profundidad para que su crecimiento sea óptimo. En el caso de no poseer un espacio para el trasplante, ¿por qué no regalárselo a alguien que sí tenga un terreno o jardín? Puede ser un obsequio ideal para los amantes de la naturaleza.

Otra alternativa es llevarlo a centros especializados que se encargan de recuperar tu árbol de Navidad o reciclarlo para convertirlo en abono. Comprueba, además, si el ayuntamiento de tu ciudad ofrece un servicio público de recogida de árboles después de las fiestas. Sea cual sea tu decisión, recuerda que existen soluciones sostenibles y respetuosas con el medio ambiente para prolongar la vida útil de tu árbol de Navidad natural.

Dejar una respuesta