La Schlumbergera, más conocida como cactus de Navidad, es una planta de la familia de las suculentas que no tiene espinas y destaca por su abundante floración. Esta especie es una de las favoritas de las y los amantes de los cactus, sobre todo porque florece durante el periodo más frío del año, ¡de ahí su nombre! El cactus de Navidad, con sus alegres flores, es una planta muy original y el regalo navideño perfecto. Descubre los consejos de cuidado para tu cactus de Navidad que hemos preparado en este artículo.

Características de los cactus de Navidad

La Schlumbergera russelliana es una especie originaria de Brasil. Como todas las suculentas, sus cuidados y su cultivo son muy sencillos. Además, suele florecer con gran facilidad. Las flores del cactus de Navidad nos regalan una bonita paleta de colores, desde el rojo hasta el rosa, pasando por el blanco, el amarillo o el violeta.

La floración se produce entre el otoño y el invierno. Sabremos que ha llegado el momento cuando las flores empiezan a asomar en el borde de sus tallos. Los tallos de los cactus de Navidad parecen hojas y pueden alcanzar los 60 cm de largo. A medida que crecen, suelen quedar suspendidos, por lo que podría considerarse también una planta colgante.

Un dato importante es que la Schlumbergera no es una planta tóxica, aunque sí puede provocar reacciones alérgicas si entra en contacto con la piel o los ojos.

El significado del cactus de Navidad

En el lenguaje de las flores, el cactus de Navidad no presenta aún una simbología oficial. Debido a su longevidad (la Schlumbergera puede vivir 20 o 30 años), algunas personas asocian esta planta con la fidelidad y la lealtad. Como ocurre con otras plantas navideñas, encontramos una leyenda sobre esta especie procedente de su país de origen:

Un joven que vivía en el bosque de Brasil había rezado para que el espíritu de la Navidad llegara a su jungla cálida y asfixiante. Durante semanas, no recibió ninguna señal divina pero, cuando llegó el día de Navidad, descubrió al despertar un bosque repleto de flores que caían como campanillas navideñas. La Schlumbergera, que crece sobre los árboles, había florecido durante la noche.

Leyenda sobre el cactus de Navidad

¿Cómo cuidar el cactus de Navidad?

La Schlumbergera es una planta resistente que resulta muy fácil de cuidar, al igual que todas las cactáceas. Cuando se haya aclimatado a tu hogar, no te pedirá grandes cuidados. No obstante, puedes tomar nota de algunas recomendaciones básicas para cuidar tu cactus de Navidad.

¿Cuánta luz necesita un cactus de Navidad?

La Schlumbergera necesita mucha luz pero sin una exposición solar directa. Esta planta suele crecer a la sombra de los árboles y no le gustan ni las corrientes de aire ni el calor.
Recomendamos mantener una temperatura constante de entre 15 y 20 °C. Si en tu zona, las temperaturas suben en primavera y en verano, puedes regarla con más frecuencia. 

¿Cada cuánto riego un cactus de Navidad?

La frecuencia del riego dependerá del periodo del año. Como el cactus de Navidad florece en otoño y en invierno, necesitará más agua durante estas estaciones que tus otras plantas de interior.
Durante la floración, puedes regar una vez por semana aproximadamente. Aprovecha para retirar las flores marchitas, así favorecerás que crezcan nuevos botones de flor.
Al regar, procura que el sustrato esté húmedo pero sin encharcar y vacía el plato debajo de la maceta para que no quede agua estancada. El exceso de agua es muy perjudicial para estas plantas y podría pudrir las raíces.
Durante la primavera y el verano, adapta el riego a las necesidades de tu planta. Cuando haga calor, a tu cactus de Navidad quizás le iría bien un riego cada tres o cuatro días.
Una vez que termine la floración, procura dejar que la tierra se seque antes de volver a regar.

¿Es necesario abonar los cactus de Navidad?

Como ocurre con muchas cactáceas, los cactus de Navidad son plantas que no necesitan abonarse con demasiada frecuencia. De hecho, tolera mejor la falta de abono que el exceso. En general, puedes abonar tu planta dos veces al año, una vez a mediados de primavera y, otra, a mediados de verano. 

En cuanto al tipo de fertilizante, te recomendamos que sea equilibrado, con una proporción equivalente de potasio, fósforo y nitrógeno. Por ejemplo, un fertilizante para plantas de interior con flores o para tomates podría irle muy bien.

¿Cómo transplantar un cactus de Navidad?

Transplantar un cactus de Navidad no es nada del otro mundo y, además, con hacerlo cada tres años es suficiente.

Basta con cambiar de maceta al principio de primavera añadiendo sustrato, arena y tierra del jardín a partes iguales.

¿Cómo reproducir con esquejes el cactus de Navidad?

Si quieres propagar tu cactus de Navidad mediante esquejes en lugar de semillas, solo tienes que seguir estos sencillos consejos:

  • Corta con unas tijeras o una navaja bien afilada dos o tres segmentos de hojas sin flor. 
  • Deja secar el esqueje durante 48 horas para que empiece a cicatrizar.
  • Sumerge la parte cicatrizada en una hormona enraizante. Puedes encontrar este producto en cualquier tienda de jardinería.
  • Rellena una maceta pequeña con una mezcla de tierra y arena a partes iguales.
  • Haz un agujero con el dedo y coloca el esqueje.
  • Riega ligeramente con un vaporizador.
  • Procura mantener la maceta a una temperatura constante de 20 °C.
  • Podrás transplantar tu esqueje a una planta más grande al cabo de unos cuatro meses.

¿Cómo hacer que florezca un cactus de Navidad?

Si ha llegado la temporada de floración y tu cactus no ha empezado a florecer, no te preocupes. Sigue estos consejos y en tu planta pronto aparecerán sus bonitas flores justo a tiempo para celebrar la Navidad. 

Cuando la temperatura empiece a bajar en otoño, traslada tu cactus de Navidad o tus otras plantas navideñas como la Helleborus o el Muérdago al exterior. Protégelo de la exposición solar directa y de las corrientes de aire e interrumpe el riego durante tres semanas.

Pasado un mes (o antes de que empiecen las heladas), puedes volver a colocarlo en el interior de tu hogar y verás que las flores no tardarán en aparecer.

Mi cactus de Navidad está rojo, ¿qué le ocurre? 

Las hojas del cactus de Navidad suelen enrojecer cuando reciben demasiada luz. Para solucionar este problema, basta con trasladar la maceta a un lugar con menos sol. 
Otros indicadores de que tu planta podría estar enferma son las hojas arrugadas o lacias, las raíces podridas o los ataques de posibles plagas. Presta atención y pasa rápidamente a la acción ante el menor síntoma.

Disfruta del invierno con las plantas que florecen en Navidad

El cactus de Navidad es una planta maravillosa que llena de vida y color nuestros interiores mientras el resto de plantas está en reposo. Por su rebosante vitalidad, suele ser un regalo habitual en el periodo navideño. Es una especie ideal tanto para expertos en jardinería como para novatos. Pero ¿sabías que no es la única planta que florece en invierno? Existen otras especies espectaculares como la Nandina domestica, la Amarilis o el Ruscus aculeatus que también lucen en todo su esplendor durante esta época, ¡hazles un hueco en tu hogar y disfruta de su colorido en invierno!

Hera desde 34.99 €
Conexión floral desde 44.99 €
Canción de Amor desde 44.99 €
Demetra desde 29.99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio