Si eres de las personas que al escuchar la palabra crisantemo lo relaciona con escenas fúnebres, te anticipamos que hoy vas a cambiar de opinión. Esta flor, además de ser una de las elegidas para centros y ramos de flores en el Día de todos los Santos, posee una belleza tan especial que se adapta muy bien a otras ocasiones. La variedad de formas y colores del crisantemo, y sobre todo el lugar donde lo regales, cambiará su significado por completo. Desde Interflora te damos algunos tips de cuidados para que los disfrutes por una larga temporada. Sigue con nosotros y descubre el simbolismo de esta flor de noviembre.

Significado de la flor de crisantemo

Fidelidad, optimismo, alegría y larga vida. Ya te decíamos que la simbología del crisantemo es maravillosa. Se sabe que es una flor originaria de Asia, pero su significado cambia según donde nos encontremos. A las ideas de felicidad y sabiduría, propias de Oriente, se suma su simbología con la muerte, si nos encontramos en Occidente. Este significado se relaciona con que el momento de su floración y la celebración del Día de Todos los Santos coincidan en fecha. Noviembre es el mes para disfrutar de los crisantemos en su máximo esplendor.

Si era una desconocida para ti, esta flor te va a cautivar tanto por su diversidad de colores como de formas. Según su forma y color, el significado o el mensaje que transmites cuando la regalas también cambia.

  • Colores. Puedes encontrar crisantemos de colores muy variados: amarillos, rojos, rosas, blancos, incluso violetas o azules. Ya hemos hablado otras veces del lenguaje de las flores y el mensaje que transmiten según su color. Si es rojo los deseos son amorosos; si es blanco nos une más a conceptos de verdad y lealtad. Para los amores no correspondidos nos quedamos con el amarillo, aunque también sirve para celebrar la amistad. Si quieres desear buena suerte escoge crisantemos morados.
  • Formas. Las formas que presenta esta flor de otoño también la hacen muy especial. Puedes encontrarlas con flores sencillas o compuestas. Algunos ramos quedarán espectaculares con sus pétalos en forma de margarita. Pero para otras ocasiones las flores grandes en forma de pompón te parecerán espectaculares.

Cuidados básicos para unos crisantemos perfectos

Para ser un auténtico plant lover debes conocer algún dato más sobre esta flor, como por ejemplo saber que su época de floración va desde finales de verano y hasta noviembre o diciembre. También es importante aplicar una serie de cuidados, según los tengas en una maceta o en un ramo de flores cortadas.

  • Riego y humedad. El crisantemo es una flor a la que le encanta la humedad. Aunque evitando los encharcamientos, que es una de las causas más frecuentes de pérdida. La clave está en que el sustrato tenga un buen drenaje. No olvides pulverizar tus flores con agua, pero sin llegar a los capullos.
  • Ubicación. Elige un lugar ventilado, muy luminoso pero sin luz directa y libre de corrientes.
  • Temperatura. Son muy sensibles a las altas temperaturas. Debes procurar que el ambiente no supere los 18 °C, ya que se marchitan rápidamente. Lo óptimo sería mantener la estancia entre 13 y 18 °C.
  • Poda. Si tienes tus crisantemos en maceta, recuerda lo importante que es una buena poda para que en la siguiente floración aparezcan más flores. El mejor momento es una vez finalizada la floración y cuando ya se hayan caído las flores. Lo más apropiado es dejar 4 centímetros de ramas y regar la planta a conciencia.
  • Ramos más duraderos. Si quieres alargar la vida de tu ramo, ya conoces algunos cuidados básicos para mantenerlas frescas más tiempo. No está de más recordar que debes cambiar el agua a menudo y estar pendiente de eliminar las hojas y flores marchitas que caen al agua. Así disfrutarás de tu ramo hasta tres semanas.
  • Cómo plantar crisantemos en maceta. Cómpralos cuando los capullos estén abiertos y plántalos en una maceta amplia de unos 20 o 25 centímetros. Debes elegir un sustrato rico en nutrientes y un buen drenaje.
  • Truco para pasar de nivel. Con este consejo conseguirás una planta con pocos crisantemos pero muy exuberantes. Para ello en el momento de la poda debes dejar una flor por cada tallo y eliminar los capullos que crecen al lado. Si prefieres un mayor número de flores y no te importa tanto el tamaño, deja que esos capullos crezcan a su ritmo. Ahora sí has pasado de nivel y eres un auténtico amante de las plantas.

Dejar una respuesta