Inspiración para poetas y pintores. Símbolo de amor en tramas llevadas al cine y en la literatura. Las rosas aparecen en tantas y tantas historias que necesitaríamos infinitos artículos para poder plasmarlas. Hoy nos quedamos con algunos mitos y leyendas que tienen a la flor del amor como protagonista. Desde Cupido al Edén de Adán y Eva. También forma parte del legado que nos dejó Shakespeare o de los cuentos clásicos que todos conocemos. Desde Interflora queremos descubrirte algunos de los mitos y leyendas de la rosa más emblemáticos. Si has tenido la suerte de recibir ramos de rosas en San Valentín, cobrarán un significado aún más especial.

El mito de Cupido y las rosas como símbolo de amor

La mitología griega y romana nos regalan crónicas en las que la flor del amor es la estrella. La más conocida es la de Cupido, dios del amor, hijo de Venus, diosa de la belleza y de Marte, dios de la guerra. 

La leyenda cuenta cómo Cupido se enamoró de Psique, la mujer más bella del mundo. Venus, muy celosa, mandó a su hijo que le disparara una flecha envenenada. Sin embargo, Cupido no lo hizo y se enamoró de ella perdidamente. El amor entre mortales y dioses estaba prohibido, por eso, para continuar con su romance acordaron que Psique jamás pudiera ver el rostro de Cupido. 

Ni Venus ni las hermanas de Psique aprobaban esa unión, así que convencieron a Psique para que descubriera el rostro a su amante. Fue entonces cuando Cupido la abandonó. La joven pidió ayuda a Venus, quien encontró la manera perfecta de vengarse de ella imponiéndole la superación de retos para recuperar a Cupido. Lo que no sabía era que la última prueba era una trampa: debía bajar al infierno y rescatar la poción mágica de Perséfone. Así Venus poseería la belleza infinita.Psique no pudo resistir la tentación y abrió el cofre de la pócima cayendo en un sueño mortal. Júpiter, rey de los dioses, actuó para que triunfara el amor. Cupido llevó a Psique al Olimpo, le hizo probar néctar, la bebida de los dioses y consiguió hacerla inmortal. Para celebrar su felicidad, Júpiter pidió que llenaran la tierra de rosas.

Leyendas de la rosa desde el Edén hasta los cuentos clásicos

Las historias míticas sobre las rosas también presiden el cristianismo, que nos dice que se encontraron estas flores en el jardín del Edén. De hecho, una leyenda de inspiración bíblica narra que Eva, embelesada por su perfume y belleza, se inclinó para besar una de ellas. La flor se ruborizó tanto que dio lugar a la aparición de la primera rosa roja.

Si hablamos de relatos románticos, y también trágicos, no podíamos dejar de mencionar a Romeo y Julieta, obra de Shakesperare. Los Montesco y los Capuleto, dos clanes importantes de Verona y famosas por su enemistad no aceptan la unión de sus hijos. 

Ajenos a la hostilidad familiar ambos viven un romance tan intenso como dramático. Una relación con final triste, ya que los amantes mueren al defender su amor prohibido.

Bastan estas palabras de Julieta para sumar más motivos a la leyenda de la rosa:

“¿Por qué no tomas otro nombre? La rosa no dejaría de ser rosa, tampoco dejaría de esparcir su aroma, aunque se llamara de otra manera. Asimismo, mi adorado Romeo, pese a que tuviera otro nombre, conservaría todas las buenas cualidades de su alma, que no las tiene por herencia.”

Los cuentos de hadas son otros de esos relatos en los que las rosas se perpetúan como signo de flechazo. La Bella Durmiente o La Bella y la Bestia son dos ejemplos. Se trata de historias propias del folclore medieval centroeuropeo, céltico y también del nórdico, repletas de rosas.

Rosas de leyenda para amores míticos

Ponemos punto final a este repaso de los mitos y leyendas con rosas con uno de nuestros ramos más especiales para celebrar el amor no solo el Día de los Enamorados, sino en cualquier momento del año. Se trata de Derroche, un impresionante arreglo de 60 rosas multicolor de tallo corto. Un detalle inolvidable para quien lo reciba y que actuará de leyenda en vuestra relación. Inspírate en nuestras ideas DIY con pétalos de rosa para que permanezca contigo por mucho tiempo.

Dejar una respuesta