La flor de lisianthus, conocida también como eustoma, es una de las plantas ornamentales más admiradas por el aspecto aterciopelado de sus elegantes flores, equiparables a la rosa o la peonía. Originaria de las zonas húmedas del norte de México y sur de Estados Unidos, llegó a Europa en los años 30 a través de Japón, país en el que se desarrollaron los ejemplares híbridos que se comercializan hoy en día. Descubre con Interflora las peculiaridades y los cuidados que precisa esta flor tan especial que, sin duda, se convertirá en una de tus favoritas.

Características de la flor Lisianthus

La flor de lisianthus ha ido ganando terreno en el mundo del diseño floral gracias a su versatilidad para adaptarse a otras flores de forma armoniosa en composiciones de todo tipo.

Se trata de una planta anual perenne que crece formando una roseta de hojas de un verde azulado intenso, sobre la que se desarrolla un tallo que llega a medir de 40 a 60 cm. Capaz de seguir creciendo una vez cortada, de un solo tallo pueden brotar entre ocho y diez capullos. Estos no se abren todas a la vez, sino de manera paulatina, por lo que se puede disfrutar de su floración por mucho tiempo.

Su atractivo reside sobre todo en la corola formada por grandes pétalos. La variedad sencilla presenta una sola fila, con una apariencia similar a la amapola, mientras que la doble es más exuberante con dos o tres filas de pétalos.

Podemos encontrarla en un amplio rango de colores: blancos, rosas, verdes, salmón, azules o púrpuras; siendo los dos últimos los más comunes entre las variedades silvestres. Como curiosidad, los capullos son verdes al principio en todos los casos y la tonalidad definitiva se va manifestando poco a poco a medida que se completa el proceso de floración.

Cuidados de la flor lisianthus

Es una planta que pone a prueba la destreza de los jardineros más expertos, ya que se trata de una de las flores más difíciles de cultivar desde cero. La alternativa más accesible son las plántulas, las cuales se deben trasplantar a una maceta de mayor tamaño para facilitar su crecimiento. Ten en cuenta los siguientes cuidados básicos para disfrutar de la flor lisianthus en todo su esplendor tanto en tu jardín como en el interior de tu hogar:

  • Tierra. Un sustrato rico en nutrientes y con un buen drenaje es la clave para mantener sanas las raíces.
  • Riego. Dependerá de la humedad ambiental de la zona, pero por norma general su riego es frecuente: 1 o 2 veces por semana, excepto en verano, que será de 3 a 4 veces. Es primordial evitar el encharcamiento.
  • Ubicación. Necesita estar situada en una zona luminosa, pero protegida de la luz solar directa y alejada de fuentes de calor.
  • Poda. No dudes en retirar las hojas y flores que comiencen a marchitarse para favorecer su desarrollo.

Como flor cortada, puede durar de 10 a 14 días con un mantenimiento adecuado:

  • Llena un jarrón con agua a temperatura ambiente y agrega un sobre de nutrientes para flores cortadas. Cámbiala cada dos o tres días.
  • Corta los tallos en diagonal y quita las hojas necesarias de forma que no toquen el agua. Por su capacidad de seguir creciendo, se aconseja cortar los nuevos tallos con sus flores para reducir el peso e impedir que se curven hacia abajo.
  • Coloca tu ramo de lisianthus en un lugar luminoso y fresco, evitando la luz solar directa y las corrientes de aire fuertes.

Las lisianthus son sensibles al etileno, de modo que se recomienda alejarlas de frutas u otras flores que emitan este gas.

Composiciones florales con lisianthus para regalar

Las lisianthus esconden un significado profundo y positivo, muy acorde a su apariencia elegante y delicada. Representan los conceptos de gratitud y aprecio, por lo que son ideales para sorprender a tus seres queridos. Su uso en arreglos florales para bodas y como regalo de aniversario es cada vez más amplio, ya que simbolizan el «amor eterno«.

  • Esperanza. Un arreglo floral exuberante y sofisticado en tonos rosas que destaca por la composición armoniosa de colores y formas. El detalle perfecto para expresar tus sentimientos más sinceros.
  • Antigua. Sofisticado y original ramo de lisianthus en una composición única de tonalidades verdes que se convierte en un obsequio inolvidable en las ocasiones más especiales.
  • Borgoña. Un centro romántico que se presenta en una preciosa cesta, perfecta para crear un ambiente acogedor en cualquier espacio gracias a la composición equilibrada de las flores en tonos rosas y naranjas.

Dejar una respuesta