Diciembre llega acompañado de los rigores del invierno, pero también de una belleza muy particular, con paisajes llenos de magia y rebosantes de un encanto refinado. La naturaleza duerme en esta época del año, a veces bajo un manto de nieve o de hielo, pero no todas las plantas descansan en invierno. Hay algunas que nos regalan sus más bellas flores cuando las temperaturas llegan a sus mínimos. Las flores de diciembre son los frutos delicados de plantas robustas, a menudo asociadas con las fiestas de Navidad. ¿Quieres saber qué flores florecen en diciembre o qué debes plantar en el último mes del año? ¡Pues desde Interflora te contamos todo sobre las flores de invierno, para que tengas un jardín verde y florido en diciembre!

Flores de diciembre, ¡la belleza natural del invierno!

No se puede pensar en las flores de diciembre sin asociarlas al periodo más entrañable del calendario. El año se acaba, y aunque el invierno no empieza oficialmente hasta el 21 de diciembre, el frío ya se ha instalado en nuestro hemisferio. Pero la recta final del año está llena de sorpresas, ya que las fiestas de Navidad llenan todo con sus colores los últimos días de diciembre. Las flores de temporada diciembre están muy unidas a estas fiestas, no solo por ser flores resistentes al frío, sino porque en su época de floración se visten con los colores verdes y rojos más navideños. Si no, piensa, por ejemplo, en qué imágenes te evocan la Poinsettia o Flor de Pascua, la Rosa de Navidad, el cactus de Navidad… ¡lo llevan en sus nombres! Por eso no es raro verlas en diciembre en un árbol de Navidad o en un Nacimiento.

 Las plantas que florecen en diciembre

Hay muchas más plantas que florecen o dan sus frutos en diciembre de lo que nosotros pensamos. Aquí te damos algunos ejemplos de flores del invierno que seguro que ya has visto a finales de año. Algunas son tan emblemáticas que la Navidad no sería igual sin ellas:

Flor de Pascua o Poinsettia

La reina indiscutible de estas fechas. La Euphorbia pulcherrima o Flor de Pascua es una planta de invierno que se ha convertido en el símbolo de la Navidad por sus colores y por su época de floración. Sin embargo, no hay que equivocarse. Las flores de la Poinsettia no son las hojas rojas y llamativas que tanto nos gustan para decoración, sino unas florecitas que se encuentran en el centro de las hojas y que no llaman tanto la atención. 

La Rosa de Navidad

El heléboro, eléboro o Helleborus niger es también conocido como Rosa de Navidad. Sus flores pueden tener diferentes colores, como el lila, blanco, rosa e incluso negro y es muy resistente tanto a la nieve como al hielo, por lo que la puedes poner en exterior.

El cactus de Navidad

El Schlumbergera, o cactus de Navidad, nos regala sus bellas flores en forma de plumas en pleno invierno, especialmente en Navidad, lo que le ha valido su nombre. Originaria de Brasil, esta planta no es, sin embargo, nada delicada y aguanta bien las bajas temperaturas. Sus flores son muy bonitas y pueden ser de muchos colores, siendo las más llamativas aquellas en tonos rojos.

La prímula obcónica

Esta flor de invierno es de las más tardías y aparece casi al límite con la primavera. Es una planta muy florífera cuyas flores pueden ser de diferentes colores, con tonos rosas, salmón o azulados. La puedes tener tanto en casa como en la terraza o jardín, en un lugar luminoso, pero evitando el sol directo en sus hojas y flores.

El pensamiento

Otro clásico invernal. La flor del pensamiento es alegre y pizpireta, muy variada y no deja de florecer durante todo el invierno, llegando a su esplendor a finales de la estación e inicios de la primavera.

Los colores de esta flor van desde el rojo, al púrpura, el azul, el blanco, el naranja o el amarillo y, muchos de ellos se combinan con una especie de líneas oscuras.

Puedes tener tus pensamientos en el exterior sin problemas.

La hortensia de invierno

La Bergenia crassifolia u hortensia de invierno es una planta muy interesante gracias a sus flores y a sus hojas siempre verdes. Resiste muy bien a las condiciones climáticas extremas y es muy habitual verla como planta ornamental en parques y jardines. Sus flores son rosas y muy similares a las de la hortensia.

La camelia

Esta dama literaria florece en invierno y nos regala flores preciosas hacia finales de diciembre. La planta de esta flor es un arbusto resistente al que le gusta la sombra y la humedad. Puede dar flores de muchos colores y formas. La flor blanca de la camelia es muy bonita, pero también más delicada.

Qué flores plantar en diciembre

Los jardines de diciembre suelen ser más sobrios que los primaverales, pero hay plantas que tienen que ser sembradas a finales de año para que puedan lucir sus mejores galas una vez pasado el invierno. Es el caso de los rosales de invierno, que empiezan a plantarse a mediados de diciembre, o de la mayor parte de los bulbos que ya has empezado a plantar en otoño, como los jacintos, narcisos, freesias, iris, anémonas o tulipanes. 
Si quieres que tu jardín de invierno esté verde y lleno de colores inmediatamente, puedes plantar las flores de diciembre de las que hemos hablado antes, además de plantas aromáticas como el romero, el tomillo y la lavanda, que resisten muy bien las bajas temperaturas y perfuman tu jardín o exterior.

Un toque de color para tu jardín de diciembre

El toque de color lo puedes conseguir también con plantas que florecen en diciembre e incluso antes, ya en otoño, como los crisantemos, el ciclamen, las amarilis o los alhelíes. Las plantas que dan frutos en invierno, como el muérdago, el acebo, el rusco o la Nandina darán un toque acogedor y muy navideño a tus exteriores en diciembre, mientras que las Hippeastrum o Estrellas de Caballero podrán decorar tu entrada con sus grandes flores de colores para dar la bienvenida a un hogar que disfruta de lo mejor que la naturaleza nos regala en invierno, ¡las bellas flores de diciembre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio