Cada vez tenemos más pericia con las plantas. Sin embargo, se pueden dar circunstancias que suponen la pérdida de algunas de ellas, como por ejemplo largos periodos de ausencia. Aunque en otras ocasiones es por desconocimiento. La mayoría de las plantas requieren cuidados comunes, pero hay otras que precisan atenciones más concretas y si no lo sabemos, podemos abusar de un exceso de agua o de todo lo contrario. Desde Interflora profundizamos en las causas más habituales que dan lugar a la muerte de las plantas y en las señales de alarma. Además, te damos algunos consejos y tips para revivir una planta que dabas por perdida. ¡Toma nota!

Causas, soluciones y cepellones

Antes de pasar a ver los consejos para hacer renacer tus plantas, debes conocer cuáles son las causas principales por las que podemos decir adiós a nuestras compañeras favoritas:

  • Exceso de agua
  • Falta de agua
  • Hongos y plagas

En algunas ocasiones, una causa conlleva la otra. Si una planta presenta encharcamiento, lo más probable es que los hongos decidan asentarse en ellas, porque les encantan los ambientes húmedos. Así que deberás estar pendiente de algunas señales para actuar de manera rápida.

Una de las partes protagonistas de las plantas a la hora de revivirlas es el cepellón. Para que no queden dudas, llamamos cepellón a la masa de tierra que se queda pegada a las raíces y que coge la forma de la maceta en la que se encuentra. ¡Vamos con los consejos!

5 Trucos para revivir una planta seca

Empezamos nuestro reto: hacer resurgir esas plantas que se han secado. Lo sabrás por sus hojas secas y amarillentas. Sus ramas se quiebran fácilmente y dejan de estar verdes. Es el momento de pasar a la acción y seguir estos pasos, uno a uno:

  1. Podar sin piedad todas las ramas secas
  2. Retirar la parte superficial del sustrato
  3. Sacar el cepellón sin dañar sus raíces
  4. Sumergir el cepellón en agua templada durante 10 minutos para retomar la hidratación
  5. Deja que el cepellón expulse el exceso de agua y plántalo de nuevo con sustrato nuevo

Si has seguido los pasos, seguramente en unos días verás brotar de nuevo tu planta. Cuídala mucho, porque este método solo es efectivo la primera vez.

Cómo recuperar una planta con exceso de agua

Nuestras plantas ya forman parte de la familia. Así que cualquier cambio en ellas nos llamará la atención. En el caso del exceso de agua deberás fijarte en estas señalas de alarma:

  • Los tallos empiezan a marchitarse y secarse
  • La punta de las hojas se pone amarillenta

Si compruebas que tu planta está encharcada, trátala y aplica estos cuidados:

  • Sacar el cepellón. Debes tener precaución con los tallos y las raíces. El propio encharcamiento habrá contribuido a que tu planta sea más delicada.
  • Limpiar el cepellón. Lo más importante es rescatar las raíces de la tierra húmeda. Puedes hacerlo con tus manos muy poquito a poco para no dañarlas. También puedes sumergir el cepellón en agua, y con pequeños toques verás cómo la tierra se va soltando de las raíces.
  • Si las raíces están de color blanco, es muy buena señal, están vivas.
  • Ahora es el momento de envolver la planta en papel absorbente durante 24 horas. Si ves que el papel está húmedo, deberás sustituirlo todas las veces que sea necesario.
  • Desecha las raíces pochas. Las distinguirás porque son de color marrón.
  • Siémbrala de nuevo, pero no la riegues durante unos cuantos días.

La clave para mantener tu planta libre de exceso de agua, además de un riego equilibrado, es utilizar sustrato con buen drenaje. De ese modo, la planta liberará el agua que no necesite.

Paso a paso para rescatar plantas enfermas

La tercera causa de muerte de tus plantas pueden ser los hongos o plagas. A veces los hongos llegan por exceso de agua. Una vez arreglada la causa de la presencia del hongo, ya puedes tratar la planta para liberarla de estos nuevos habitantes. Sigue estos pasos:

  • Limpiar las hojas
  • Extraer el cepellón
  • Limpiar las raíces concienzudamente
  • Renovar tanto la maceta como el sustrato
  • Aplicar un fungicida casero

Las plagas son más fáciles de abordar que los hongos. Las más habituales suelen ser pulgón o cochinilla. Mira lo que debes hacer para revivir tu planta afectada por una plaga:

  • Podar las partes secas
  • Elegir una zona con mucha luz, sin sol directo
  • Vigilar los riegos y abonos
  • Utilizar un insecticida o fabricarlo tú mismo. Cuánto más natural mejor

Dejar una respuesta