El aroma que desprenden y el sabor que aportan a muchos platos convierten a las plantas aromáticas en ingrediente imprescindible en la cocina de todo gran foodie. Para todas esas personas amantes del sabor tener un huerto de culinarias en casa es toda una suerte. Y es que solo basta escuchar romero, perejil, tomillo, albahaca o menta para pensar en una receta rica y que además huele de maravilla. En Interflora te contamos cómo conseguir cultivar tus plantas aromáticas en interior, cuáles son las más apropiadas, ventajas de su cultivo y tips para que tu huerto de aromáticas sea un éxito.

4 tips básicos para cultivar aromáticas en casa con éxito

  1. Mucha luz. Cuanta más mejor. Este tipo de plantas necesita como mínimo cuatro horas. Incluso algunas como la albahaca necesita seis horas de luz diaria. De ahí la dificultad del interior. En el exterior reciben la luz de forma natural, pero en casa tenemos que buscar esos lugares más iluminados para procurarles sus horas de sol. Cuida las temperaturas extremas, ni las heladas ni el calor exagerado.
  2. Buen drenaje. Como muchas otras plantas, las culinarias tampoco soportan bien el exceso de agua. Así que vigila que el sustrato tenga buen drenaje. Incluso hay algunas a las que le va muy bien algún día de sequía, ya que hace que su sabor sea más intenso. Por cierto, las macetas de barro consiguen un buen drenaje.
  3. Atención al tamaño de la maceta. Puede dar la sensación de que las aromáticas se mantienen bien en macetas pequeñas. Pero quizá sea uno de los motivos clave por los que no salen adelante. Estas plantas como mínimo debe tener un kilo de sustrato, incluso dos. Si no tienes mucho espacio puedes aprovechar macetas colgantes o jardines verticales para colocarlas.
  4. Cómo plantarlas y organizarlas. Empieza por pequeñas plantas, mejor que semillas. A la hora de organizarlas puedes hacerlo según su ciclo de vida. Algunas aromáticas son perennes, como la lavanda o la menta. Otras duran dos años como el perejil. También te encontrarás con la albahaca y el eneldo que solo duran una temporada. Otra forma de agruparlas es según la necesidad de agua. La albahaca y el perejil van muy bien juntas, porque requieren bastante agua. En cambio, el tomillo y el romero casan genial porque necesitan menos riego.
  5. Cosecha poco a poco. Lo mejor de tener tu plantación de aromáticas en casa es sin duda poder utilizarlas como ingrediente de tus recetas preferidas. El perejil para condimentar tus carnes, la albahaca para tu salsa pesto o la menta en tus mojitos. Ten en cuenta que es preferible ir cosechando poco a poco. Nunca más de un tercio de la planta. Además, hacer pequeñas podas a menudo favorece su crecimiento.

Ventajas de tener aromáticas en casa

Imagina que tu huerto sale adelante y ya no vuelves a comprar tus hierbas para cocinar en el súper. ¿Te has fijado en lo que eso supone? Te contamos algunas ventajas de cultivarlas en casa:

  • Siempre frescas. Respetando su ciclo de vida podrás disfrutar de tus aromáticas siempre frescas, listas para cosechar y añadirlas a tus creaciones culinarias. Nada que ver con utilizar su versión seca.
  • Siempre a mano. La cocina es el lugar perfecto para tener tus hierbas favoritas a mano. Aunque deberás elegir los lugares de la casa más iluminados. En cualquier caso, siempre las tendrás cerquita y si no, su fragancia te recordará su presencia.
  • Ese precio tan económico. En los viveros podrás encontrar una amplia gama de variedades en diferentes tamaños y a precios asequibles.

4 trucos top para amantes de las plantas y la cocina

  • La menta es una aromática muy invasiva. Nos encanta el olor que deja en los postres, pero sin que ataque a otras. Por eso debes plantarla sola en una maceta, sin agruparla.
  • El perejil, junto a la menta, es una de las más resistentes a la vida en interior. Si tu plantación de perejil se excede siempre puedes conservarlo para utilizarlo más adelante: mantenlo fresco en la nevera, déjalo secar o congélalo.
  • La albahaca necesita muchas horas de luz, por lo menos seis. No olives protegerla de los cambios bruscos de temperatura. 
  • Con este último truco descubrirás la ventaja de cultivar varias especies de aromáticas juntas: los aromas variados de esa maceta lograrán ahuyentar a las plagas. ¡Buen trabajo!

Dejar una respuesta