A medida que el verano llega a su fin, es hora de realizar una serie de cuidados en tu jardín y prepararlo para las frías temperaturas del invierno. Para mantener el jardín saludable, es importante hacer una planificación de medidas adecuadas durante el otoño, una época vital para minimizar los problemas que puedan surgir en el crecimiento de las plantas y garantizar los mejores resultados durante la primavera. Con un poco de dedicación y las recomendaciones que te ofrecemos desde Interflora, podrás mantener tu jardín en perfecto estado este otoño.

Cuidados básicos del jardín en otoño

Con la llegada del otoño, nuestro jardín comienza a transformarse: las hojas cambian de color, se van marchitando hasta caerse y el crecimiento de las plantas empieza a decaer. En esta época es primordial no olvidarnos del jardín y seguir una serie de cuidados específicos para dejarlo en perfectas condiciones:

  • Limpiar las hojas caídas: retira las hojas secas para que las plantas y el césped se oxigenen adecuadamente y reciban el máximo de luz posible. Puedes depositarlas en el contenedor correspondiente o reutilizarlas elaborando tu propio compost.
  • Podar las plantas: el otoño es el momento en que las plantas se preparan para entrar en su reposo vegetativo. La poda ayuda a que reciban de forma óptima todos los nutrientes necesarios para soportar las bajas temperaturas. De este modo, se recomienda que, durante las primeras semanas de octubre, se recorten los setos y arbustos de hoja perenne para darles forma y estimular su crecimiento posterior, además de retirar las hojas muertas y las flores marchitas de las plantas.
  • Abonar: junto con la poda, el abonado es un paso imprescindible para favorecer el desarrollo adecuado de las plantas en primavera. En otoño, tanto el césped como las plantas necesitan un abono de liberación lenta y rico en potasio, ya que aumenta la resistencia y protege las raíces durante el invierno.
  • Cuidar el césped: el césped también requiere de cuidados especiales en esta época. Después de soportar las altas temperaturas del verano, su crecimiento se va ralentizando poco a poco a medida que bajan las temperaturas y es necesario prepararlo para afrontar el frío. Recoge las hojas secas de forma regular para favorecer su oxigenación y utiliza un fertilizante orgánico rico en potasio para reforzar su resistencia al frío. En cuanto a la siega, se recomienda disminuir la frecuencia y aumentar la altura del corte para proteger las raíces.
  • Plantar bulbos, árboles y setos: el comienzo del otoño es un momento ideal para trasplantar y plantar árboles o arbustos de variedades específicas, ya que la tierra está aún caliente y suficientemente húmeda gracias a las lluvias. Esto facilita que las plantas tengan tiempo de asentarse y formen nuevas raíces antes de la llegada del clima cálido de la primavera. Asimismo, es la estación perfecta para plantar bulbos como narcisos, jacintos o tulipanes y flores resistentes al frío como pensamientos, crisantemos o ciclámenes. La clave para que las nuevas plantas crezcan en todo su esplendor reside en la correcta preparación del suelo: utiliza fertilizantes que mejoren su estructura y agreguen los nutrientes necesarios con regularidad.
  • Regar con moderación: se deben tener en cuenta las condiciones climáticas de cada zona para determinar la frecuencia de riego. A medida que las temperaturas comienzan a bajar es importante reducir y espaciar el tiempo de riego para evitar que las raíces se pudran. Por norma general, una o dos veces por semana será suficiente. En el caso de vivir en zonas con lluvias frecuentes, no hará falta regar. Si tienes un sistema de riego instalado, no olvides volver a programarlo para reducir la frecuencia.
  • Macetas y plantas de otoño: renueva el ambiente y añade una nota de color colocando plantas de otoño en tu terraza. Desde Interflora te proponemos plantas resistentes al frío y fáciles de mantener como Bromelia, Anthurium o el centro Siroco, composiciones elegantes y llamativas ideales para decorar tu jardín en esta época del año.

Dejar una respuesta