La forma de la gerbera suele recordar a la margarita, pero sus colores y variedades la distinguen haciéndola muy popular y vistosa a tus ojos. Como verás, su origen tropical marca alguna de las principales atenciones que requiere para su cuidado. La gerbera es una de las plantas más utilizadas y apreciadas por las personas que compran y regalan flores. Su gran valor ornamental la convierten en una de las favoritas. En Interflora te acercamos a las características y principales cuidados de la gerbera, una flor que te encantará tanto por su versatilidad como por su atractivo.

La gerbera y sus características

¿Sabías que es la quinta flor cortada más demandada? Delante de ella se encuentran por este orden la rosa, el clavel, el crisantemo y el tulipán. Veamos las notas más comunes que la caracterizan y que la sitúan entre las cinco predilectas:

  • Más conocida como margarita africana: margarita por su gran parecido con esta flor y africana por su origen. 
  • La gerbera presenta más de 150 variedades, sus flores son perennes y no tienen olor.
  • La puedes encontrar en una amplia gama cromática: rojo, naranja, amarillo, rosa o blanco. Resulta bella tanto en colores claros y vivos como en tonos más oscuros que le dan un toque de elegancia. 
  • La gerbera es originaria de un clima tropical. Por eso verás que entre sus cuidados destacados hay que estar pendiente de alcanzar el nivel de humedad óptimo para que se sienta en su hábitat.
  • Gran purificadora de aire. Es capaz de eliminar sustancias tóxicas del ambiente.

10 cuidados para unas gerberas deslumbrantes

Su origen tropical lo encontramos en regiones de América del Sur, África y Asia. Veamos primero esos cuidados relacionados con la humedad que tanta relación guardan con su origen. 

  1. Riego. En las estaciones más cálidas como primavera y verano procura que las gerberas tengan suficiente humedad y un buen drenaje. En otoño e invierno sólo debes regalarla cuando la tierra esté seca. 
  2. Agua sí, pero no en la planta ni en las hojas. El riego solo en la tierra. 
  3. No al exceso de agua. Que le guste la humedad no significa que sea una apasionada del agua. De hecho, es una planta que no suele sobrevivir al encharcamiento. 
  4. Buen drenaje. Para que mantenga la humedad necesaria y libere el sobrante es preciso proveerla de un correcto drenaje. Bastará con hacer unos agujeros a la maceta o colocar gravilla o bolas de arcilla para que el agua circule fácilmente.
  5. Stop a los ambientes muy secos. En verano debes buscar un lugar en semisombra para evitar ese extra de sequedad que la perjudica.
  6. Temperatura. Lo ideal es mantener el ambiente entre 18 y 24 grados. Vigila que la temperatura mínima no baje de 13 grados. La dañará seriamente y podrías llegar a perderla.
  7. Sustrato rico. Elige un buen mantillo que le aporte el alimento que necesita.
  8. Mimos para conseguir flores más duraderas. Si quieres alargar su floración, puedes añadir una pequeña cantidad (según el fabricante) de fertilizante líquido.
  9. Momento del trasplante. Lo ideal es hacerlo cada dos años en una tierra rica en nutrientes. Manos a la obra siempre en primavera.
  10. Gerberas en maceta. Puedes disfrutar de tu maceta en el interior. Para ello colócala en una ventana soleada y contempla el colorido de sus flores de 4 a 6 semanas, más o menos.

Plantas, cestas y ramos con gerberas

Si tienes jardín o terraza puedes cultivarlas o tenerlas como plantas de interior. Además, te dejamos algunas ideas de ramos, centros y cestas de flores con gerberas para decorar ese rincón especial de tu casa o para regalar como detalle: 

  • Ramo Bahía. Los claveles y gerberas rosados convierten este arreglo en delicado y con un aire romántico. 
  • Cesta de gerberas Calma. Una composición en color rojo que se adapta a cualquier ocasión. Con ese toque rústico que le aporta la cesta de mimbre y la vitalidad del rojo.
  • Ramo Egeo multicolor. Amarillas, naranjas, rosas… Elige esta composición a base de gerberas de colores variados para expresar toda la alegría que sientes.
  • Inocencia en tonos rosas y complementos morados. Un ramo ideal para personas que aman la naturaleza. 
  • Silencio, ramo en color blanco. Armonía, pureza y un toque de elegancia. Eso desprende esta composición en blanco que tiene a la gerbera como protagonista.

Dejar una respuesta