Cosas de floresInterflora Academy

Un aroma que hechiza

20 octubre, 2011 No hay comentarios

El aroma del jazmín inunda los atardeceres desde el comienzo de la primavera hasta el final del otoño. Existen muchas variedades de esta planta que puede darse en forma de arbusto o como trepadora. La que encontramos en España más a menudo es el jazmín real o jazmín de España. Un arbusto de flores blancas muy perfumadas, con un aroma fino y sutil que perfuma rejas, celosías y muros. Originaria de Persia, esta planta ya adornaba los jardines y palacios de Al-Andalus. Su nombre proviene de la palabra árabe “yasmin” o “yasamín” y significa flor blanca.

Mas allá de su belleza, la planta del jazmín se ha venido utilizando desde hace siglos en preparados cosméticos tanto como con fines terapéuticos. El jugo de sus hojas es eficaz para desinfectar granos y si lo tomas en infusión alivia la fiebre y el dolor. Sus flores son empleadas en la elaboración de un aceite esencial utilizado como antidepresivo, revitalizante y en el tratamiento de desórdenes menstruales. ¡Ojo con los frutos porque tienen cierto poder narcótico!.

Gracias a su aroma, una de las mayores aportaciones de la flor del jazmín es, si duda, como ingrediente imprescindible de numerosos perfumes. El nº 5 de Chanel es uno de ellos. Por sus propiedades emolientes e hidratantes se utiliza además como base en cremas y tratamientos de belleza.

Esta es una flor que llega hasta nuestras cocinas para llenar de fragancia cualquier plato. Las combinaciones culinarias con naranja, coco o melocotón son algunas de las más sugerentes. La cocina china por ejemplo incluye esta flor en numerosas recetas, pero es, sin duda, el té verde aromatizado con jazmín la más extendida.. También es de uso corriente en la cocina indonesia para perfumar sus platos de pollo y otras aves. Los árabes, por su parte, utilizan profusamente su esencia en pasteles y bebidas.

Por si todo esto fuera poco, unas flores frescas de jazmín pueden ser, además, el detalle más exquisito si las utilizas prendidas en el pelo o en la solapa de tu chaqueta. Para que no pierdan su aroma es esencial que recojas cada flor, una a una y preferiblemente al alba. Ah!. Y no olvides que el hechizo acaba a medianoche.

Dejar una respuesta