Nadie como Monet ha sabido plasmar la naturaleza etérea de esta bella flor.
El lirio de agua es el protagonista de multitud de cuadros del pintor francés, que supo cultivarlos y admirarlos en su casa-taller de Giverny. Monet creó pinturas llenas de magia y serenidad que reflejan la estética inigualable de estas plantas acuáticas, también conocidas como iris, nenúfares o calas. Por su belleza, la flor del lirio de agua es perfecta para la decoración de interiores, así como de estanques y zonas acuáticas. Interflora te cuenta todo sobre los tipos de lirio de agua y sus características, los cuidados que necesita y el significado de la flor de Monet. 

El lirio de agua: significado y tipos 

La planta del lirio de agua es originaria del sur de África y de Asia. Los griegos ya conocían esta planta de bulbos de la familia de las Nymphaeaceae, ligada a Venus, diosa del amor y la fertilidad.  Su relación con el amor sigue estando patente hoy en día y es común encontrar ramos de calas para novias. Puedes regalar lirios en multitud de ocasiones, ya que tienen muchos significados, siempre relacionados con la pureza, la salvación y la espiritualidad.

Los tipos de lirios de agua se pueden dividir en dos clases

    • Lirios de agua perennes: sus hojas están recubiertas por una especie de cera y florecen en primavera, pudiendo ser de muchos colores (rosa, verde, amarillo o casi negro). Necesitan agua templada para florecer y tienen un periodo de descanso invernal, durante el cual se mantienen en el agua (si está en torno a los 10º C) para rebrotar en primavera.  

    • Lirios de agua tropicales: sus flores tienen formas diferentes según sus variedades y pueden ser muy grandes. Tienen una variedad cromática impresionante y su fragancia es intensa. La floración de este lirio de agua es más larga (desde finales de la primavera al otoño) y necesitan temperaturas más cálidas para florecer. En general pierden sus hojas en invierno y brotan de nuevo en verano.

En cuanto a la flor de loto, asociada a menudo con el lirio de agua, es una planta acuática muy parecida a los nenúfares, pero que pertenece a la familia de las Nelumbonaceae. La diferencia entre lirio de agua y flor de loto está en su pistilo (cilíndrico en los lotos) y en su forma, ya que las hojas y flores del loto se elevan por encima del agua, mientras que las del lirio de agua flotan en la superficie. 

Características y cuidados del lirio de agua

Si quieres saber cómo cuidar lirios de agua, para poder tenerlos en un estanque o en maceta, te vamos a dar unas informaciones esenciales sobre la planta lirio de agua. 

Características de los lirios de agua:

    • Es una planta acuática de raíces muy largas que normalmente crece completamente en el agua. Sus hojas y flores son flotantes y se abren al sol en la superficie. 

    • La floración del lirio de agua se lleva a cabo entre la primavera y el otoño, con flores muy bellas que además pueden llegar a medir hasta 20 cm de diámetro. Tienen diversos tamaños y colores, como el precioso lirio de agua azul de Monet.

    • Crecen dentro o cerca de ríos, estanques y lagunas, aunque también es posible cultivarlos en macetas. Eso sí, necesitan suelos muy húmedos y mucha luz.

    • Aunque resisten al invierno, no les gustan las heladas ni las temperaturas demasiado bajas. Si los cultivas en maceta, lo mejor es meterlos en casa durante el invierno. Las temperaturas de menos de 10º C harán que no florezca.

    • No soportan el sol directo, por lo que es mejor tenerlos entre sol y sombra. 

Cuidados de la cala en maceta:

    1. Maceta: procura que sea ancha para que sus raíces se puedan expandir. No hace falta que hagas agujeros en el fondo. 

    2. Sustrato: para su cultivo utiliza tierra de jardín con poca materia orgánica o un sustrato especial para plantas acuáticas. Evita la tierra para macetas. Compáctala todo lo que puedas, así evitas burbujas. Usa un abono para lirios de agua disponible en tiendas especializadas. 

    3. Temperatura y ubicación: lo ideal son 20º C y fuera de los rayos directos del sol. Ponlo en una habitación que tenga sol a última hora del día, así el lirio crecerá sin problema.

    4. Riego: durante el crecimiento y floración del lirio de agua, la planta necesita mucho riego. Hazlo por lo menos 2 veces al día para que no se seque el sustrato. Salvo en invierno, cuando está de reposo, el sustrato se tiene que mantener siempre húmedo. Utiliza bolas de arcilla para tu maceta. 

    5. Mantenimiento: quita las hojas marchitas para evitar hongos y plagas. Trasplanta tu lirio de agua cada dos años, siempre en primavera.

Regala lirios con Interflora

Puedes regalar lirios para una boda, en un ramo para San Valentín o para un cumpleaños. Interflora te propone toda una oferta de bellas composiciones, con las flores más naturales y frescas. Elige entre nuestros ramos de lirios el que más te guste: blancos, amarillos, rosas o naranjas. Elogia la dulzura de esa persona especial con el ramo Dulzura o transmite amor y complicidad con los lirios y las rosas del ramo Complicidad. 

Si quieres saberlo todo sobre los lirios, lee nuestra guía del lirio. Con Interflora, los lirios hablarán por ti.

Dejar una respuesta