Interflora AcademyMejor Artesano Florista

El muérdago de la suerte y el acebo del César

16 diciembre, 2011 No hay comentarios

Además de la Poinsetia o Flor de Pascua, la Navidad también se decora con otras dos plantas míticas: el muérdago y el acebo.

El muérdago es algo más que esa planta verdusca que colocamos en los belenes. Considerada desde hace siglos como un amuleto de buena suerte, se dice que, quien compra una pequeña rama de muérdago, tendrá buena suerte en el nuevo año. Por culpa de esta creencia en muchos lugares esta planta está en peligro de extinción. Para los antiguos celtas el muérdago tenía un significado simbólico como protector de las casas y los establos. Pero más allá de sus virtudes mágicas, lo que está científicamente probado son sus más que beneficiosas propiedades medicinales. El muérdago ofrece un espléndido remedio para controlar la tensión alta.

Otra de las plantas típicamente navideña es el acebo. No hay Navidad sin que los ramitos verdes y botones rojos de esta planta decoren algún rincón. Este afán decorativo no es nuevo. A decir verdad, lo inventaron los romanos que utilizaban ramos de acebo para decorar las calles durante las fiestas dedicadas a Saturno, dios de la agricultura. Las Saturnales tenían lugar entre el 17 y el 23 de diciembre y, esencialmente, celebraban el comienzo de un nuevo año. Estas fiestas paganísimas fueron reinventadas por la Iglesia, haciendo coincidir las fechas con el nacimiento de Jesús de Nazaret y así acabar con las antiguas celebraciones romanas. Volviendo al tema del acebo, hemos de aclarar que sus preciosos frutos rojos son puro veneno para los humanos pero un alimento indispensable para muchos animalitos del bosque. Así que antes de cortar una rama de acebo vamos a pensar un poco a quien le estamos quitando un trozo de pan.

Dejar una respuesta