Cosas de floresInterflora Academy

Como gotas de alegría

17 febrero, 2012 No hay comentarios

El jacinto es una de las flores más sencillas de cultivar durante el invierno, sobre todo en el interior de nuestras casas, donde pueden llenar de color y de perfume los pequeños rincones.

El nombre de esta flor es de origen griego. La mitología griega nos habla de Jacinto un hermoso joven, hijo de la diosa Clio y del rey de Macedonia y que traía loco por sus huesos al propio dios Apolo. En un desgraciado accidente, al que algunos atribuyen fruto de un complot de otro dios, Jacinto muere al ser golpeado por un disco lanzado por Apolo. De la sangre derramada por el muchacho, Apolo hizo brotar una flor y así alejarle de Hades, el rey de los muertos.

Aparte de esta romática referencia clásica, el jacinto también se convirtió en el símbolo cristiano de la prudencia. Si buscamos en el lenguaje de las flores esta flor significa constancia, cariño y alegría.

El origen de esta flor, de la familia de las bulbosas está en Oriente medio y en los Balcanes. Con el tiempo se extendió por Europa gracias a los grandes cultivos procedentes de Holanda.

Las flores del jacinto se plantan en octubre y empiezan a nacer con la llegada del mes de marzo. Sus racimos de pequeñas flores pueden ser diversas tonalidades: rojo, azul, naranja, rosa, amarillo, blanco, etc. Generalmente los bulbos de color claro corresponden a flores blancas y amarillas, los de color oscuro, al resto de gamas. Cada planta suele tener unas cinco o seis hojas muy carnosas.

Una alternativa para decorar nuestro hogar es cultivar jacintos en recipientes llamados jacinteras. Éstas se cubren con agua, evitando siempre el contacto del bulbo con el agua para que no se pudra.

Ofrece jacintos si quieres hacer un comentario sutil y quedar elegantemente. Su color y su perfume harán que te recuerden por un largo rato.

 

 

Dejar una respuesta