Arte y arreglos floralesInterflora Academy

Altares, flores y calaveritas

30 octubre, 2012 No hay comentarios

 

Las celebraciones católicas rinden homenaje a los difuntos el día 2 de noviembre de cada año. La vida y  la muerte aparecen como referencia en diversas culturas y creencias a lo largo de toda la historia de la Humanidad. Las creencias en torno a la muerte han logrado desarrollar toda una serie de ritos y tradiciones cuyo objetivo pasa de venerarla y honrarla  a espantarla, e incluso, a burlarse de ella. Hay países donde su exaltación resulta, incluso, hoy en día, cuando menos, singular, y donde el tema de la muerte se ha convertido en una verdadera forma de expresión artística y popular.

 

 

México o Méjico como se dice en España, es un país rico en cultura y tradiciones; uno de los principales aspectos que conforman su identidad como nación es la concepción que se tiene sobre la vida, la muerte y todas las tradiciones y creencias que giran en torno a ellas. No es de extrañar, por tanto, que los rituales en torno a la celebración de la muerte tengan un tinte muy especial y que recojan esa forma de sentir tan barroca, que es la cultura mexicana.

Los orígenes de la celebración del Día de Muertos en México son anteriores a la llegada de los españoles. Hay registro de celebraciones en las etnias mexica, maya, purépecha y totonaca. Los rituales que celebran la vida de los ancestros se realizan en estas civilizaciones por lo menos desde hace tres mil años. En la era prehispánica era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento.

El festival que se convirtió en el Día de Muertos se conmemoraba el noveno mes del calendario solar mexica, cerca del inicio de agosto, y se celebraba durante un mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la “Dama de la Muerte” (actualmente relacionada con “la Catrina“, personaje de José Guadalupe Posada) y esposa de Mictlantecuhtli, señor de la Tierra de los Muertos. Las festividades eran dedicadas a la celebración de los niños y las vidas de parientes fallecidos. Posteriormente, con la Colonia, la celebración precolombina se sincretiza con el ritual católico.

 

El altar de muertos

 

El altar u ofrenda de muertos es un claro ejemplo de ese sincretismo. Un verdadero emblema barroco de culto y de celebración. Se levanta para recordar a las personas que se han ido, reconstruyendo su vida a través de pequeños objetos. Pero también, para comunicarnos con ellos y así poder ponerles al día de los acontecimientos que han ido sucediendo en nuestra vida mundana.

La creación de un altar de muertos en México es una tradición familiar y una experiencia gozosa donde los difuntos, sus amigos y familias comparten un mismo espacio. Para levantar un altar se instalan plataformas a diferentes niveles donde se depositan ofrendas florales, objetos y mementos y también alimentos que rindan tributo a los antepasados familiares, a los difuntos cercanos o a personajes ilustres.

Si estás pensando en montar tu propio altar para celebrar el Día de Difuntos, estos son algunos de los elementos que no pueden faltar.

Calaveritas
Las de azúcar o chocolate representan a los difuntos de la familia.

Papel picado de colores
Es la unión entre la vida y la muerte

Banquete
Para celebrar la llegada de las ánimas. Aquí se colocan las cosas favoritas del difunto donde se incluyen alcohol, cigarros y dulces.

Sahumerio con incienso
El paso de la vida a la muerte que aleja los malos espíritus.

Plato con sal
Purificación para no corromper el alma.

Cruz de cal en el suelo
Representa los cuatro puntos cardinales.

Camino de flores de la puerta al altar
Para guiar el camino de las almas a la ofrenda de muertos.

Juguetes
Para la diversión de los niños difuntos.

Velas y veladoras
Ascensión del espíritu símbolo de amor que guía a las almas hacia el altar.

Objetos personales
Aquí se colocan elementos que el difuntos utilizaba con frecuencia.

Comida típica para la ofrenda
Puede contener, arroz, mole, calabazas, frutas de temporada, etc.

Vaso de agua
Para mitigar la sed de las almas y fortalecer su regreso.

Pan de muerto
Representa la generosidad del anfitrión así como el regalo de la tierra misma.

Flores
Las blancas significan: el cielo, las amarillas (cempasúchil) guían a los espíritus y significa la Tierra. Las flores moradas representan el luto.

Farol o estrella de luz.
Para que los difuntos no pierda su casa.

Las fechas son:
1 de noviembre está dedicado a las ofrendas de niños difuntos.
2 de noviembre, dedicado a los adultos difuntos.

¿Conoces otros objetos en la ofrenda de muertos? Escribe en nuestro blog y compártelos.

Dejar una respuesta